;
imagen-noticia
Acción sindical

Defender BSM o a GUB, está en vuestras manos

Que la Guardia Urbana de Barcelona tiene un déficit de personal, material y de formación es notable, latente y una realidad que clama al cielo. Este hecho, sumado a la ignominiosa actitud de gobierno de la alcaldesa Colau, ha generado que Barcelona sea la ciudad más insegura de España, teniendo que padecer dicha inseguridad los residentes, comerciantes, turistas y todas aquellas personas que tienen contacto laboral o vacacional con la ciudad.

SAPOL lleva años avisando a la administración y a la Jefatura de la Guardia Urbana de esta falta de personal y las consecuencias que conlleva. Hemos exigido a la administración que solicitase en Madrid la autorización de manera especial a fin de aumentar la plantilla a través de promociones de gran envergadura que no fuesen la mera reposición, en vías de solucionar con anticipación el grave problema de merma que suponía la aplicación del decreto a través del que las policías locales pueden acogerse a la prejubilación, consiguiendo para este año 2019 una oferta de 300 plazas de agente, la mayor convocatoria de oferta pública de la historia, cosa que celebramos, aunque consideramos que es insuficiente y llega tarde a nuestras demandas de los últimos tres años.

Lo que no entendíamos es como el sindicato de funcionarios CSIF Barcelona, que según ellos todo lo arreglaba o conseguía en Madrid, no exigiera a sus mentores del gobierno anterior esta tan necesitada ampliación de plantilla. Ahora ya empezamos a entender algunas cosas, porque el tiempo saca a relucir la verdad.

CSIF en escrito de fecha 27/02/2019 manifiesta que luchará para que el “personal civil” de la empresa privada BSM adquiera la condición de agentes de la autoridad y ostenten el principio de veracidad para así poderlos equiparar a agentes de la GUB.

Cuántas promesas jactándose de ser los salvadores de la Guardia Urbana, pero la realidad es otra bien distinta.

Es legítimo que un sindicato de clase defienda los intereses de varios sectores al mismo tiempo, lo que no evita el conflicto de intereses y que prevalezcan los de unos ante los otros. El refranero es muy sabio… el que mucho abarca, poco aprieta.

Que prevalece, ¿BSM o GUB? En este caso queda claro, en lugar de preocuparse por los compañeros de la UDIG, unidad que genera el problema ante la carencia de plantilla los fines de semana y que deja sin servicio a los agentes y ciudadanos que precisan de sus servicios, priorizan la BSM, amenazando con denunciar ante Fiscalía a Ada Colau por las medidas que quiere aplicar a los servicios de grúa BSM por ser una ilegalidad flagrante.

DIRECCION SAPOL

Barcelona, 19 de marzo de 2019


Ver documento

  • Tags

Comparte esta página