imagen-noticia
Acción sindical

¿Qué se esconde detrás de la negativa a participar como observadores en los procesos de provisión?

Los sindicatos que formamos parte de la Junta de Personal hemos comunicado a la Dirección de Servicios de Gestión y Relaciones Laborales del Ayuntamiento de Barcelona nuestro desacuerdo y denuncia en cómo se están llevando a cabo los procesos de provisión de puestos de trabajo en las libres designaciones, procesos interadministrativos y concursos de méritos.

Estas convocatorias, tal y como las está llevando a cabo la administración, pueden perjudicar a las personas que hayan participado adquiriendo puestos de trabajo de forma definitiva. De manera que no podemos dar soporte a estas convocatorias debido a que la sentencia del SOM obliga al Ayuntamiento a realizar una nueva relación de puestos de trabajo y se ha efectuado un recurso sobre la actividad administrativa del Ayuntamiento en materia de selección. También se podría dar el caso que en algunos procesos se pudiese abrir la puerta a priorizar la entrada de personal proveniente de otras administraciones en perjuicio del propio personal del Ayuntamiento, y por este motivo no participaremos en estos procesos.     
 
SAPOL, como la mayoría de los sindicatos, SÍ seguirá asistiendo como observador sindical a las convocatorias de oferta pública, promoción interna y los procesos de movilidad que se puedan llevar a cabo, tal y como hacíamos hasta la fecha.

Hemos de resaltar que a pesar de tener discrepancias con el sistema que se utiliza y el papel que nos asigna la administración según el TREBEB (negociado y acordado con la administración central y los sindicatos con representación estatal) asistiremos para defender los intereses y derechos de los compañeros/as que se presenten, e intentaremos garantizar la máxima transparencia posible del proceso de la manera más justa e igualitaria, haciendo constar nuestro desacuerdo y trasladando las posibles irregularidades que se pudieran dar a las instancias competentes a tal efecto, cuando lo creamos oportuno.

Sorprende (bueno la verdad es que nosotros ya lo esperábamos), que el sindicato de la función pública manifieste su renuncia a formar parte como observadores en los procesos de selección, argumentando que la modificación del EBEP, retiró a los sindicatos el papel que tenían para participar en la elaboración de las bases de las oposiciones y poder ejercer con voz y voto. “Señores”, no tomen por tontos a la plantilla, esa modificación de la función pública, la negociaron y firmaron ustedes en Madrid.

Ser observador sindical en los procesos de selección no es una figura decorativa, quien así se siente es porque no sabe o no quiere y todo esto, como lo demás, le viene grande. Ser observador requiere de muchas horas, recursos y tiempo que a veces son en jornadas en festivo, realizando desplazamientos que no son compensados (como los de l’Institut de Seguretat Pública de Catalunya), pero no por eso debemos inhibirnos a conveniencia de nuestras obligaciones como representantes sindicales, la defensa de los/as trabajadores/as no ha de ser sólo una frase que se escriba o se diga en elecciones para conseguir prebendas sindicales, sino que tiene que ser una realidad.
   
Cuando uno se presenta a las elecciones sindicales (engañando y manipulando) y obtiene representación adquiere compromisos y responsabilidades que debe cumplir, y no vale poner excusas baratas para justificar su incapacidad, desconocimiento o renuncia voluntaria de sus obligaciones. Es ahora cuando tienen que defender y representar a los trabajadores que depositaron su voto y confianza en todos los sectores del Ayuntamiento, todos sus institutos, consorcios y entes autónomos. Es evidente que esta actividad supone mucho volumen de trabajo y dedicación, restando tiempo para poderse dedicar al negocio paralelo de la formación, que a través de su pertenencia a cualquier sigla algunos han priorizado a su labor sindical y da mucho beneficio económico o para ir a los medios a pavonearse mucho y trabajar poco.
   
Este actor socio-cultural de la función pública tenía asignado el proceso de selección de instructores del ISPC que se realizaba en periodo vacacional durante varios días en Mollet, y para hacerse cargo reclamó a la administración comida, dietas, kilometraje y horas para asistir al proceso, al ser denegadas por la administración porque ya disponía de horas sindicales suficientes, decidieron no asistir, teniendo que ser asignado el proceso selectivo a otro sindicato.

En este proceso se detectaron algunas irregularidades, especialmente en las entrevistas, por lo que los responsables sindicales que ejercieron de observadores hicieron las reclamaciones pertinentes y gracias a esas reclamaciones y a la postura inflexible de los observadores se consiguió corregir las irregularidades del proceso, garantizando que fuera justo y con la máxima transparencia, de ahí la importancia de asistir como observadores en los procesos y el perjuicio para los presentados por la dejación de funciones.  
  
Consecuencias de inhibirse en la obligación de asistir como observadores sindicales en los procesos de selección:

Se deja desprotegidos a todos/as los/as compañeros/as que se presenten a los procesos selectivos, con el posible recorte de sus derechos. 
Se abre la posibilidad a la administración para que haga y deshaga a su antojo. 
No se garantiza la transparencia del proceso.
No se puede mostrar el desacuerdo en el acta de las posibles anomalías.
No se puede hacer ningún tipo de reclamación en defensa de los/as trabajadores/as.



Ver documento


  • Tags

Comparte esta página