imagen-noticia
Acción sindical

Vivir en un mundo paralelo

Desgraciadamente el sindicato sociocultural, una vez más y no es ninguna novedad, falta a la verdad. Parece ser que no asisten a las mismas reuniones que el resto de los sindicatos, porque cuesta entender que teniendo un código ético, que hablen tanto de transparencia y se dediquen constantemente a transformar la realidad y tergiversar todo cuanto acontece.

Para aclaración a su ultimo escrito de la reunión de la Comisión de Portavoces, informamos que tanto el mobiliario como el material informático (fotocopiadora, impresora, scanner, ordenadores, etc.) y todos los consumibles (fotocopias, toners…) de los que SAPOL hace uso en nuestra sede sindical, SAPOL los paga de su bolsillo, a diferencia del resto de sindicatos que disponen de todo ello en la Junta de Personal, que se encuentra en el mismo edificio de la Av. Francesc Cambó donde están ubicados todos los sindicatos menos el nuestro, haciéndose cargo de sufragar del gasto la propia junta de la cual formamos parte y como compensación, nos dan 8 cajas de folios más que al resto.

La queja de los socioculturales se basaba en que, si esas 8 cajas de folios no se las daban a ellos también, no se le tenía que dar a nadie. Y la cólera final les llegó cuando la Junta de Personal propuso el cambio de fotocopiadora, impresora, scanner… por estar obsoletas y se planteó donar los elementos viejos a una ONG, con lo que tampoco estuvieron de acuerdo, solicitándolo para su sección. Al parecer las subvenciones millonarias que recibe su sindicato, de las que en aplicación a su código ético y de transparencia del que tanto hacen gala deberían hacen públicas y no hacen, y que al parecer no les son suficientes.

Lo que tampoco explican es que la administración les ha facilitado todo el mobiliario y equipos informáticos de su sección, así como cafetera, nevera, microondas, etc., negándoles el televisor, cosa que también reclamaban.

Son conocedores de que el ordenamiento jurídico delimita la capacidad de acción de la junta de personal, que no tiene capacidad de negociación ni de llegar a acuerdos, pero de manera sibilina pretendían crear comisiones de trabajo para que todos aportáramos ideas manifestando que ya las defenderían ellos en la Mesa con una clara intención de apropiación del trabajo ajeno, con prepotencia y menosprecio hacia el resto de los sindicatos. Así mismo, manifestamos la manipulación y mala intención de su relato, cuando dicen que SAPOL se negó a participar en las reuniones porque no queríamos desplazarnos para asistir a las mismas. Otra vez más falsean lo ocurrido, porque el hecho de tener que desplazarnos a la Junta de Personal era la justificación para la asignación de folios, debido a que no nos vamos a desplazar hasta la junta para hacer fotocopias, destruir documentos u otros servicios que en ella se dotan al resto de sindicatos. En ningún caso nos vamos a negar a asistir a cuantas reuniones se planteen y sean necesarias del ámbito e institución que se requiera para realizar el trabajo sindical. Una vez más su tergiversación de lo hablado en la junta es utilizado por ellos de manera perversa y malintencionada con clara intención de perjuicio hacia nosotros.

Ante esta exposición de intenciones, SAPOL les conminó a que en lugar de eso y en aras, tal y como se expresaron, de un beneficio para la plantilla, exigieran a la administración que todos los sindicatos que tienen representación en la junta de personal pudieran estar en la Mesa General para así poder exponer a la administración cada uno su trabajo, cosa a lo que se negaron rotundamente. ¿Dónde está la transparencia y buena voluntad para aunar esfuerzos? ¿Esta es la forma de defender a la Guardia Urbana de Barcelona? Y nos preguntamos ¿Qué temen para negar la participación del resto de sindicatos en la Mesa General?

Está claro que después de haber engañado a la gente en las elecciones sindicales, se han visto cumplidos sus intereses, que eran acomodarse y vivir del cuento y no el TRABAJAR PARA LA PLANTILLA.

6 meses después de las elecciones sindicales no hemos perdido nada de lo que aseguraron que perderíamos y ellos no han hecho ni conseguido nada de lo que prometieron.

Resulta curioso que quien escribe y firma los escritos sea una persona que no asiste a las reuniones.

Ver documento


  • Tags

Comparte esta página