imagen-noticia
Acción sindical

Vulneración de la seguridad de la comisaria de Nou Barris autorizada por la administración

En SAPOL hemos recibido un escrito de queja, malestar, disconformidad y gran preocupación por parte de casi la totalidad de los agentes de la unidad territorial de Nou Barris en el turno de mañana y algunos más del turno de tarde por el siguiente motivo:

Durante el servicio del día 27 de octubre, se les informa por parte del jefe de turno en el briefing que, durante la mañana las dependencias policiales serán objeto de visitas por diversos grupos de ciudadanos ajenos a la Guardia Urbana o a cualquier cuerpo de seguridad, que las visitas se realizarán de forma ininterrumpida durante toda la mañana y serán guiadas por personal de una empresa ajena al propio ayuntamiento.

En el recorrido que se realizó, los visitantes pudieron acceder a la comisaria desde su vestíbulo, bajar por las escaleras o usar el ascensor, recorrer libremente por las diferentes oficinas de las dependencias policiales (policía comunitaria, sala de briefing, sala de reuniones, sala de mandos, informes/abandonos, vestuarios, sala de descanso, etc.) donde los agentes que se encontraban trabajando o efectuando el descanso en las dependencias pudieron observar cómo los visitantes efectuaban fotografías de cualquier parte o rincón de la comisaria. 

Haciendo averiguaciones, hemos podido saber que estas visitas forman parte de la oferta publicitada por parte del ayuntamiento, relativa al festival de arquitectura 48h Open House BCN, en los 10 distritos de Barcelona. Se trata de la décima edición del festival y el tema son las mujeres arquitectas y las 52 Pilares Casas Mur. El programa consta de 240 actividades para conocer la cultura arquitectónica de diversos itinerarios y edificios de la ciudad.

Uno de estos edificios es la comisaria de la Guardia Urbana de Nou Barris, la que según el Ayuntamiento es un edificio histórico-contemporáneo, premiado por la FAD arquitectura 2016, y el folleto informativo que se reparte a los visitantes sobre la “atracción” describe el edificio como de uso administrativo.

Los guías de la actividad son los encargados de recoger las identificaciones, DNI o NIE de estos visitantes, no realizándose ningún tipo de comprobación en los aplicativos NIP-SIP y sin poder realizar control alguno de detección de metales (debido a que ninguna de las comisarías de la Guardia Urbana dispone de detector de metales) o registro del personal, con lo que la seguridad de las instalaciones y de los policías que en ellas trabajan quedaron expuestas gravemente.  

Esto demuestra una vez más la poca importancia que tiene la Guardia Urbana para este ayuntamiento, que no reconoce la funcionalidad que le tiene dada a sus propios edificios o las pésimas condiciones laborales en las que debe trabajar el personal policial (Sala Conjunta de Mando, Nou Barris, Ciutat Vella o Eixample) por citar algunas. Y algo que supone mayor desprecio e indiferencia respecto a la Guardia Urbana, y que va más allá de la falta de inversión en la seguridad de las instalaciones policiales, la vulneración de las medidas de seguridad de las instalaciones policiales orquestada por el propio ayuntamiento, con el beneplácito de la jefatura policial.

La parte del edificio de interés arquitectónico que no visitaron estos grupos para garantizar su seguridad y de la que seguramente no les informarían en la visita, es lo que SAPOL ha denunciado en numerosas ocasiones, que esta comisaria sufre la presencia en el piso superior de un albergue para personas conflictivas, algunas de ellas agresivas, habiéndose producido altercados con los compañeros, y que el edificio es un edificio enfermo por Lipoatrofia semicircular.   

Esto nos carga más de razón cuando desde SAPOL llevamos años reclamando un modelo de comisarias para la Guardia Urbana, tal y como tienen en Mossos d’Esquadra, fáciles de identificar y acondicionadas para uso policial, con espacio suficiente para todo el personal que preste servicio en ellas.

Esta grave incidencia de la visita a una instalación policial, vulnerando la seguridad de la instalación y de los policías que en ella trabajan, fue comunicada por este sindicato a la Jefatura, quienes al parecer desconocían el desarrollo de la mencionada actividad.

Nos parece un hecho gravísimo que el ayuntamiento incluya las comisarías de Guardia Urbana en estas actividades, que la Jefatura no tenga conocimiento y si lo tenía, que lo permita. 

Cuesta entender que aún tengamos que recordar (no para salir en la foto y conseguir con ello un rédito político) que nuestra ciudad sufrió un atentado terrorista en agosto de 2017, que estamos desde hace años en alerta de atentado terrorista en nivel 4, que sufrimos una situación de inseguridad nacional e internacional que no son adecuadas para efectuar entrada de puertas abiertas en ninguna instalación policial y sobre todo, que es responsabilidad de la administración y de la jefatura de la Guardia Urbana salvaguardar la seguridad de las instalaciones policiales así como la integridad física de los agentes.

SOMOS POLICIAS… 





  • Tags

Comparte esta página