imagen-noticia
Barcelona

Barcelona lidera el ranking de ciudades con más delitos

La escalada delictiva de la capital catalana no tiene parangón con las otras grandes ciudades españolas

Barcelona registra una media de más de veinte delitos por hora

Que Barcelona es hoy una ciudad más insegura que hace un tiempo no es sólo una percepción subjetiva. Lo avalan las estadísticas, aquellas que Generalitat y Ayuntamiento van aportando con cuentagotas y con evidente retraso y las que ha hecho públicas la Secretaría de Estado de Seguridad (Ministerio del Interior) a partir de los datos facilitados por todos los cuerpos policiales. La capital catalana tiene el deshonor de encabezar todos los rankings delictivos de las grandes ciudades españolas: entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año, Barcelona registró más de 92.000 infracciones penales, un 20,5% más que en el primer semestre del 2017. Nada más ni nada menos que una media de más de 21 por hora. Eso las conocidas, porque las estadísticas sólo reflejan aquellos ilícitos penales (delitos y faltas) en los que media una denuncia. La cosa podría ser aún peor si se contabilizaran las incidencias penadas por la ordenanza del civismo, si se conocieran todas aquellas situaciones que se padecen, pero no se denuncian y si en esta información incluyera el balance de julio y agosto.

Los hurtos disparan las estadísticas de infracciones penales en la capital catalana

Barcelona no admite la comparación con ninguna de las otras grandes ciudades españolas. Ese incremento del 20,5% en los indicadores de criminalidad en el primer semestre del 2018 empalidece, por ejemplo, las cifras que ofrecen Madrid (un 1% más de infracciones penales que en el mismo período del año pasado), València (+0,2%) o Sevilla, donde en la primera mitad de este año la actividad delictiva cayó un 8,1%. En el top ten de los municipios con mayor población, sólo Bilbao y Palma de Mallorca comparten esta tendencia alcista, aunque la subida es mucho más suave que la de la Barcelona, de un 5,5% en el caso de la primera y de un 4,3% en el de la capital balear.

¿Cómo se explica este desgraciado hecho diferencial barcelonés? Sobre todo por el incremento de los hurtos, que representan el 56,5% de todas las infracciones penales registradas en el municipio. Entre enero y junio pasados esta categoría delictiva creció en Barcelona un 22,7%. También lo hicieron en gran magnitud los robos con fuerza en domicilios (un 31,1%). No sirven de mucho consuelo algunos datos más positivos, como la reducción del 100% del número de secuestros (es una cifra muy poco relevante, ya que supone pasar de uno a cero), los homicidios dolosos y asesinatos consumados (de cinco a tres, aunque las tentativas han subido de 15 a 22) o el tráfico de drogas, que según los datos recopilados por el Ministerio del Interior ha provocado casi un 9% menos de infracciones penales en los seis primeros meses de este año que el mismo período del 2017.

En Madrid el número total de ilícitos sólo crece un 1%

En la comparación entre Madrid y Barcelona llaman poderosamente la atención los datos referidos a los hurtos, los delitos y faltas que no sólo tienen más peso en las estadísticas (en la capital catalana representan el 56% de las infracciones penales) sino que, además, también influyen decisivamente en la percepción de seguridad de los ciudadanos. Barcelona, con una población de 1,6 millones de habitantes, acumula casi tantos hurtos como la capital de España, pero esta con una población de más de 3 millones de personas: 56.000 en Madrid, 52.000 en Barcelona.

En el municipio gobernado por Manuela Carmena, en la primera mitad del 2017 los hurtos bajaron un 3,9% y también se observó una mejora en lo que respecta a los robos con fuerza en domicilios. Se da la circunstancia sorprendente de que en Barcelona el registro de esta tipo­logía de delito ya supera al de Madrid, (2.911 y 2.669, respectivamente)

Otro dato llamativo en la comparativa Barcelona-Madrid es el referido a los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria. En el caso de la ciudad catalana, los cuerpos policiales contabilizaron 1.762 infracciones penales entre el 1 de enero y el 30 de junio. En el de Madrid, únicamente 558.

Más violaciones que en el 2017

Otro aspecto preocupante de las estadísticas que baraja el Ministerio del Interior a partir de la información aportada por todos los cuerpos policiales es el incremento de los delitos de índole sexual. En el conjunto de Catalunya, siempre según los datos correspondientes al primer semestre de este año, se registraron 1.270, un 16% más que en el mismo período del 2017. Por lo que respecta sólo a las agresiones sexuales con penetración el incremento es todavía mayor, del 35,7%, es decir más de una denunciada cada día. El balance de este mismo semestre tampoco es nada esperanzador en la ciudad de Barcelona, donde hubo un 13% más de delitos contra la libertad y la indemnidad sexual. En ese período de tiempo se registraron en la capital catalana 68 agresiones sexuales con penetración, 19 más que entre el 1 de enero y el 30 de junio del año pasado. En las otras grandes ciudades catalanas, los datos tampoco son nada positivos. En l’Hospitalet se pasó de siete a once violaciones; en Badalona de siete a ocho; en Terrassa de tres a nueve, y en Sabadell de siete a diez.

Fuente: La Vanguardia


  • Tags

Comparte esta página