;
imagen-noticia
SAPOL prensa

Agredidos cuatro guardias urbanos por manteros en BCN

Los vendedores ambulantes han recibido a los agentes a pedradas en el vestíbulo de Renfe de plaza de Catalunya

Desde SAPOL hacemos responsable al gobierno del ayuntamiento por no poner solución a un problema que cada vez va a más y nos ponemos a disposición de los agentes heridos, a los que deseamos pronta recuperación.

La permisividad del gobierno de Ada Colau con el top manta, cuya presencia ha crecido de manera notable los dos últimos años, lleva camino de convertirse en una tortura para la Guàrdia Urbana que trabaja a pie de calle. Este sábado a mediodía, cuatro agentes han resultado heridos durante un operativo contra la venta ambulante no autorizada en el vestíbulo de la plaza de Catalunya, han informado fuentes policiales a Metrópoli Abierta. El Ayuntamiento de Barcelona rebaja el número de heridos a tres. Los manteros han recibido a los agentes con piedras, que recogen en las vías.

Alrededor de la una del mediodía, agentes de paisano han bajado al vestíbulo de Renfe y se han encontrado con que los manteros se les han encarado y les han empezado a lanzar piedras, explica un portavoz de la Guàrdia Urbana. Los policías han pedido refuerzos a la Unidad de Soporte Polical (USP), especializada en temas de seguridad en el espacio público, que ha desplazado hasta la zona diversos vehículos. Tres equipos de la USP han bajado al suburbano y han sido recibidos por los manteros a pedradas. No consta que se hayan hecho detenciones hasta el momento.

MUÑECA ROTA

De los cuatro agentes heridos, dos pertencen a la USP y otros dos son policías de paisano. Uno de los guardias urbanos de la USP presentaba al menos una herida abierta en una de las muñecas, y el otro había recibido una fuerte pedrada en la rodilla. De los agentes de paisano, uno tenia una muñeca rota. Del urbano restante no se han concretado las lesiones, pero eran leves, afirman fuentes policiales.

Hace alrededor de una semana, este medio informó de las órdenes dadas a los agentes de calle de no intervenir con el top manta en Barcelona a raíz de los disturbios del barrio de Lavapiés por la muerte de un vendedor ambulante de un paro cardíaco en plena calle. Estas órdenes estuvieron vigentes, al menos, entre el viernes 16 y el lunes 19 de marzo.

A mediados de diciembre, un agente de la Guàrdia Urbana recibió una pedrada en el ojo durante una actuación policial en el centro de la ciudad. Tres meses después, el pronóstico de la herida, aunque no es definitivo, no es bueno. El guardia urbano podría padecer una lesión crónica con una pérdida importante de la visión. Colau decidió que el Ayuntamiento no se personaría como acusación particular en este caso.

El concejal popular, Alberto Fernández, ha dado este sábado su apoyo a la Guàrdia Urbana y a los agentes heridos. "La permisividad de Colau con el top manta ha llegado a su límite. Reclamo firmeza y un plan de choque para acabar con la venta ambulante ilegal", ha escrito Fernández en twitter.

Fuente: Metrópoli Abierta

  • Tags

Comparte esta página