imagen-noticia
SAPOL prensa

La falta de previsión deja a los policías más expuestos al contagio del covid-19

Contraórdenes en la Urbana 

"Estos son días cruciales, nos llegan órdenes que cambian constantemente, falta material y me temo que el grado de exposición que estamos asumiendo hará que la cifra de policías infectados pronto será muy elevada", avisa un agente de la Guardia Urbana de Barcelona en Sant Martí. Cuando un agente tiene fiebre se marcha a casa pero tampoco a los policías se les está haciendo ningún test.

"Hace dos meses solicitamos la adquisición de mascarillas y de gel desinfectante para toda la plantilla pero actualmente muchos agentes no disponen ni de una cosa ni de la otra", critica Jordi Rodríguez, del sindicato Sapol del cuerpo municipal, que lamenta que las órdenes internas han sido hasta hace poco las de prohibir el uso de protectores faciales "para no generar alarma". El Ayuntamiento de Barcelona tampoco ha movido ficha a tiempo y, según fuentes del consistorio, a pesar de que el esfuerzo que se está haciendo ahora es importante tal vez la iniciativa se ha tomado demasiado tarde.


Lee la noticia completa en El Periódico aquí

  • Tags

Comparte esta página