;
imagen-noticia
SAPOL prensa

Las avispas asiáticas toman un dejado jardín de la Guardia Urbana (Nou Barris)

El sindicato SAPOL denuncia el mal estado del espacio y el riesgo que supone para la salud de los trabajadores la presencia de los animales.

Agentes de la Guardia Urbana han detectado la presencia de avispas asiáticas en un jardín privado del cuerpo policial de la comisaría de Nou Barris. Así lo ha denunciado el Sindicato de Agentes de Policías Locales (SAPOL). Según el secretario general de SAPOL, Manel García, el espacio se encontraba, a principios de este mes de junio, totalmente dejado, "convertido en una especie de selva amazónica", subraya en conversación con Metrópoli Abierta. En un texto en su página web, el sindicato asegura que en el jardín se hallaron "especies invasoras de climas suaves y húmedos". 

SAPOL recuerda que "la picadura de una avispa puede provocar un dolor mucho más intenso que la de la abeja común. Esto es debido a que el aguijón es de mayor tamaño y la cantidad de veneno inyectado también es mayor. En el caso de ser alérgicos, los síntomas pueden ser muy variados y graves, por lo que urge localizar el nido del avispero para su exterminio", afirma el sindicato en la nota difundida. A García no le consta que ningún agente haya sido picado, pero asegura que los guardias han matado varios ejemplares de avispas asiáticas. 

FALTA DE MANTENIMIENTO

El lugar, situado en un nivel por debajo de la calle, aunque con luz natural, es utilizado por los policías como lugar de recreo, especialmente para salir a fumar. Sin embargo, durante meses la falta de mantenimiento ha sido total. "Las plantas han crecido tanto que no se podía acceder. Muchas han llegado a medir más de un metro y medio", critica el responsable sindical. Sin embargo, la principal preocupación de SAPOL es que se produjera alguna picadura u otros riesgos para la salud de los trabajadores por plaga de insectos, mosquitos tigre o roedores, que también se han visto.

A los pocos días de la denuncia de SAPOL, el Ayuntamiento de Barcelona fue a comprobar el estado del jardín. García relata que la brigada de mantenimiento recortó las plantas y hierbas más de medio metro y creó un pasillo para que los agentes pudieran entrar sin problema. El secretario general de SAPOL dice que en la inspección no se encontró ningún nido en el interior del jardín y se piensa que las avispas entraron hasta él por la zona descubierta, atraídas por la humedad del espacio. Otra de las actuaciones que llevaron a cabo los técnicos fue desatacar algunos puntos de agua de la zona de recreo, que estaban llenos de mosquitos.

NIDO EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA

El pasado verano, agentes rurales de la Generalitat de Catalunya identificaron un nido de avispas en el jardín del edificio histórico de la Universidad de Barcelona y activaron al Ayuntamiento para que llevase a cabo la retirada. Esta especie invasora es conocida como avispa asesina no porque mate personas, pero sí por devorar a las abejas autóctonas. El protocolo establece que los apicultores tienen que eliminar los nidos y capturar a las avispas reinas con trampas.


Fuente: Metrópoli Abierta

  • Tags

Comparte esta página