imagen-noticia
Acción sindical

Gran acuerdo de la Mesa General de negociación sobre la reincorporación progresiva y presencial a los servicios

El pasado día 1 de julio, se celebró la Mesa General de Negociación con la participación de los sindicatos con representación en la misma CCOO, UGT, CGT y CSIF y el grandísimo acuerdo que firmaron estos sindicatos con la administración no tardaron ni los unos ni los otros en hacerlo público por escrito, en menos de media hora (algo normal... se defendía y fomentaba la conciliación familiar, se protegía al personal vulnerable, al personal con mayores a su cargo, facilitándoles la vida personal y familiar), aunque parecía que no habían asistido a la misma reunión porque es evidente que cada sindicato tiene sus prioridades y objetivos.

Los sindicatos de la Mesa General acuerdan las medidas a adoptar para la reincorporación del personal funcionario en el periodo desde la finalización del estado de alarma hasta el 14 de septiembre, fecha prevista para la plena incorporación presencial a los servicios.

Que el personal sensible y de riesgo al COVID-19 no se reincorpore al servicio hasta el 14 de septiembre es una medida aprobada desde Madrid de manera general para toda la plantilla de empleados de las administraciones públicas, a no ser que tengan un informe favorable de Vigilancia de la Salud y quieran hacerlo de manera voluntaria.

En los puestos esenciales presenciales se habilitarán medidas de flexibilidad horaria para el personal con personas dependientes a su cargo y podrá continuar de manera voluntaria con la modalidad de teletrabajo hasta el 14 de septiembre.

El resto de personal, siguiendo la última instrucción de la Gerencia Municipal, no se reincorporará al 100% hasta el 14 de septiembre, se repartirá en 2/3 partes, acudiendo a trabajar presencialmente 2 o 3 días a la semana, efectuando el resteo en modalidad de teletrabajo, sin efectuar fichajes ni control del cómputo horario.

La Guardia Urbana es un servicio denominado esencial presencial cuando hay problemas como la emergencia que estamos sufriendo, pero al parecer eso implica un trato diferencial en detrimento de los derechos que como funcionarios nos corresponden y de la aplicación de las normas que con carácter general se regulan para todos los funcionarios. Este trato igualitario que debería existir, no lo es para la administración municipal ni para los sindicatos que nos representan en la Mesa General, porque de este grandísimo acuerdo queda exenta la Guardia Urbana en todo su contexto, ni siquiera han intentado adaptar el acuerdo a nuestras características propias del servicio.

Al parecer, nosotros no tenemos derecho a la conciliación familiar, ni tenemos personas mayores a nuestro cargo, ni podemos tener flexibilidad horaria, no tenemos niños en edad escolar, no podemos realizar teletrabajo en ningún caso, por lo que somos trabajadores de segunda y nuestros derechos de conciliación y los de nuestras familias están varios peldaños por debajo que el resto de la plantilla municipal.
 
Nuestra normalidad se produjo el 22 de junio con el cumplimiento estricto del horario, mientras el resto de los trabajadores del ayuntamiento está previsto que lo hagan el 14 de septiembre.

Y preguntamos… ¿es que nosotros no somos funcionarios de este ayuntamiento? Y, ¿dónde están esas promesas de algunos de defender a la Guardia Urbana si formaban parte de la Mesa General? ¿Ahora no se vulneran derechos de nuestra plantilla, ni procede realizar ningún tipo de denuncia?

Todavía nos acordamos cuando lloraban y pedían por las esquinas, dando pena, haciendo bueno el refrán “mucho prometer hasta meter y una metido, nada de lo prometido”. Nos ha quedado claro a quienes defienden, a ellos mismos, y por eso les molesta el único sindicato profesional que cuando estábamos en la Mesa General defendíamos los intereses de la Guardia Urbana, no como está pasando con ellos ahora.

SAPOL ha pedido en tres ocasiones explicaciones por escrito y por registro, ha solicitado que todas estas medidas se hagan extensivas a la Guardia Urbana, adaptándolas a las peculiaridades especiales de nuestros puestos de trabajo porque tenemos el mismo derecho a la protección de la salud y de las personas a nuestro cargo, pero al no ser apoyados por nadie ni defendidos en la Mesa General, no hay respuesta de la administración.

Los mejores acuerdos siempre se han conseguido por la colaboración entre los sindicatos, a pesar de nuestras diferencias, con la unidad sindical y sobre todo con respeto, no con prepotencia, soberbia, falta de ética y claro menosprecio al resto de compañeros y compañeras de otras formaciones sindicales.


DIRECCIÓN SAPOL


Ver documento

  • Tags

Comparte esta página