imagen-noticia
Acción sindical

Saturación en la reserva de estacionamiento de la UT3

Desde hace años, los agentes autorizados a utilizar la reserva de estacionamiento correspondiente a la Unidad Territorial de Sants-Montjuïc, están sufriendo un problema de saturación de vehículos en la citada reserva que disponen junto al Pabellón número 6 de la Feria de Barcelona, en la plaza de Carles Buïgas (o el tramo de calle también conocido como 6025).

El problema se remonta años atrás, por la buena fe y compañerismo del entonces Intendente Jefe del distrito, quién a pesar de los criterios en contra, decidió compartir con los diferentes servicios, incluidos los Mossos d’Esquadra que prestan servicio en el Centro de Control de Emergencias de la calle Lleida, las escasas plazas de la reserva de estacionamiento asignada a la Guardia Urbana.

Ese espacio de estacionamiento, que lejos de ser generoso dispone de una cincuentena de plazas, es el asignado para el uso de aparcamiento de la plantilla de Guardia Urbana destinada en la Unidad Territorial de Sants-Montjuïc, Jefatura de la Guardia Urbana y el Centro de Control de Emergencias (o también denominada Sala Conjunta de Comandament). En el mismo, también estacionan sus vehículos, personal de paisano ajeno a la Guardia Urbana, así como gran parte de la plantilla de los Mossos d’Esquadra destinados por las diferentes comisarías de Barcelona. Esto es así, debido a la mala praxis y el abuso de gran parte de los Mossos que habiendo pasado a prestar servicio en el Centro de Control de Emergencias, motivo por el que estaban en disposición de la tarjeta autorizada, una vez cambiado el destino a otra comisaría de la ciudad continúan utilizando el aparcamiento de Sants-Montjuïc para dejar su vehículo y a partir de ahí se trasladan en transporte público para llegar a su centro de trabajo, sobresaturando la zona de aparcamiento de la que no deberían disponer de tarjeta autorizada. El listado de tarjetas emitidas y en disposición de uso supera las 1.000 unidades, que para un espacio distribuido en unas 50 plazas se entiende totalmente desorbitado.

Todo esto supone a la plantilla de la Guardia Urbana que tiene autorizado el uso del aparcamiento, la imposibilidad de dejar su vehículo en las escasas plazas, con el consiguiente retraso a la entrada y pase de briefing, o tener que esperar intercambiar los vehículos con el turno anterior, hecho que tiene afectación a la prestación de su servicio diario.

Desde SAPOL solicitamos al Intendente Jefe de la Unidad, que se anule la autorización de uso del aparcamiento a los Mossos d’Esquadra y se expida únicamente tarjetas de autorización a la plantilla de la Guardia Urbana que por zona le corresponda su estacionamiento en la reserva.

  • Tags

Comparte esta página