imagen-noticia
Prensa

Conflicto de la Guardia Urbana y el albergue municipal

En la comisaría de la Guardia Urbana de la Unidad Territorial de Nou Barris se está perpetuando un grave conflicto generado por los diferentes usos a los que se destina un edificio municipal, en los que no se tiene en cuenta las necesidades que requiere una comisaría de policía de manera diferenciada al respecto de servicios municipales. Esta combinación de servicios, que a priori pueden tener un efecto populista, pero a la práctica se muestran incompatibles, demuestra un desconocimiento o exclusión intencionada de las necesidades que en pro a la seguridad de las instalaciones de la Guardia Urbana de Barcelona debería tener en cuenta la administración.

El conflicto principal, y que lo hace incompatible, es la utilización de la planta superior del edificio donde está ubicada la sede de la comisaría de la Guardia Urbana de la Unidad Territorial de Nou Barris por el albergue municipal, si bien, por cuestiones de seguridad dado el nivel de alerta terrorista, no debería compartirse con ningún otro servicio.

Al margen del problema citado, la actividad del albergue y la actitud de sus usuarios genera un sinfín de enfrentamientos y comportamientos incívicos que repercuten la labor de los agentes de la comisaría, ya sea por tener que intervenir en las disputas entre los mismos usuarios o por los perjuicios que éstos crean en las instalaciones, sin que las personas responsables del centro resuelvan o controlen a sus propios usuarios.

Deberían poner medidas para evitar que los internos del albergue lancen sus deposiciones y basura por las ventanas a la calle. Este hecho sucede de manera habitual, llegando a caer sobre las personas que transitan y sobre los vehículos particulares que se encuentran en la zona de estacionamiento ubicada en la acera, frente a la puerta de entrada de la comisaría.

El uso de las diversas actividades a las que está destinado el edificio municipal no debería perjudicar la normal actividad de cada una de ellas. La idoneidad del hecho de compartir en este edificio municipal la actividad de un albergue de esas características, para obtener un efecto disuasorio, con una comisaría de policía, no debería menoscabar la garantía de los principios de la seguridad en las instalaciones de la comisaría.

Y a todo esto, ¿qué medidas o actuaciones ha realizado el Intendente Jefe del distrito para solucionar los graves problemas que a diario se sufren en su Unidad?

¿Tiene la Regidora del distrito un plan de actuación en el albergue para evitar las molestias que genera el lanzamiento de deposiciones a la calle?

 

Desde Sapol solicitamos que se cierren los ventanales del albergue que dan a la fachada de la puerta de acceso a la comisaría de la Guardia Urbana de Nou Barris de manera urgente.

 

Mientras tanto, siguen cayendo excrementos sobre las personas en la acera…

  • Tags

Comparte esta página