imagen-noticia
Salud laboral

Exigimos que se cumpla el calendario de vacunación

Os informamos del escrito enviado por el Presidente del Comité de Seguridad y Salud Laboral de la Guardia Urbana mediante registro al responsable del departamento de riesgos laborales del Ayuntamiento, por el malestar que hay entre los colectivos esenciales del Ayuntamiento por la ausencia de información en relación con la vacunación contra el COVID-19 de estos colectivos:

A primeros de febrero de este año, con una información escasa y sin tener muy claros los efectos secundarios de la vacuna contra la pandemia, a una parte de los colectivos esenciales del Ayuntamiento, de entre ellos la Guardia Urbana, menores de 55 años, les administraron la primera dosis de la vacuna AstraZeneca, según el programa de vacunación estatal para combatir la pandemia causada por el COVID-19. 

En el momento de la administración de la vacuna se informó que en un periodo máximo de 12 semanas se debía administrar la segunda dosis para poder conseguir la inmunidad necesaria.

Debido a la escasa información que tenían los compañeros tuvieron que leerse la guía técnica de la mencionada vacuna, que, en el apartado de pauta de vacunación, indica textualmente lo siguiente:

“La vacuna se administra por vía intramuscular en una pauta de dos dosis de 0,5ml separadas entre 10 y 12 semanas, preferentemente 12 semanas. El intervalo mínimo en base a los ensayos clínicos para que la segunda dosis sea válida es de 21 días”.

En la pauta de vacunación también indica:

”En circunstancias excepcionales en las que una persona haya iniciado la vacunación con una vacuna que ya no estuviera disponible en el lugar de vacunación en un plazo adecuado, o si no se conoce que producto concreto se ha usado en la primera dosis, se considera razonable completar la vacunación con el producto disponible en el punto de vacunación en ese momento, especialmente si es probable que la persona pueda exponerse a un alto riesgo de infección”.

En el mes de marzo del presente, CatSalut informaba que se paralizaba la vacunación con AstraZeneca por haber provocado efectos secundarios graves en algunos pacientes.

El 23 de abril la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que es el organismo que ha certificado todas las vacunas contra el COVID-19 en Europa, recomendó a todos los países de la Unión Europea que se administrara la segunda dosis en los plazos establecidos, añadiendo la recomendación específica de dar la segunda dosis a las personas que han recibió la primera dosis en el plazo de entre 4 i 12 semanas. En diversos países, uno de ellos España, empezaron a aplicar dicha recomendación suministrando la segunda dosis, empezando a vacunar masivamente al resto de la población con la primera dosis, en ambos casos utilizando AstraZeneca, Pficer y Moderna.

A primeros de mayo de este año se ha cumplido el plazo de las 12 semanas para recibir la segunda dosis, y los colectivos esenciales del ayuntamiento están esperando que alguien les informe de cuándo se les va a administrar la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 a los compañeros que en febrero se les suministró la primera dosis, cuando se les aplicará la primera dosis a los que no pudieron o no quisieron en ese momento vacunarse y cuando empezaran a vacunar a los mayores de 55 años.   

Ahora con la finalización del estado de alarma y retirado el toque de queda, las concentraciones de personas haciendo fiestas y botellones en la vía pública y en recintos privados cada vez es mayor, (este fin de semana por la noche, fueron desalojadas por la GUB unas 18 mil personas de Playas, Paseo del Born, Plaza del Sol, Paseo Lluis Companys, etc) por lo que el riesgo de contagio aumenta potencialmente, dado que nuestra interacción con personas que no respetan las medidas sanitarias obligatorias es mayor. 

Solicitamos que se informe a la plantilla de cuál va a ser el calendario de vacunación, y que se administre a la mayor brevedad posible la primera dosis a quien esté interesado y la segunda dosis de la vacuna a quien le corresponda, para poder adquirir la protección necesaria, tal como indica el fabricante y la Agencia Europea del Medicamento, especialmente porque se ha superado el plazo de 12 semanas recomendado para su correcta administración.

El hecho de no estar protegido estando considerado como personal esencial por el trabajo desarrollado puede conllevar un progresivo riesgo de perder la inmunidad adquirida y contraer el COVID-19.

Asimismo, consideramos que se puede estar produciendo una vulneración de los derechos en referencia a la atención en materia de sanidad pública, ya que no existen evidencias científicas que avalen la no administración de la primera o segunda dosis de la vacuna.



Ver documento

  • Tags

Comparte esta página