imagen-noticia
Salud laboral

Problemas graves en los vehículos de nueva adquisición, turismos y scoters

Tras recibir innumerables quejas por parte de los compañeros, hemos dado a conocer a la alcaldesa Ada Colau los graves problemas en los vehículos de nueva adquisición. SAPOL, a través de sus delegados de prevención, pudieron comprobar en primera persona la despreocupación que tiene esta administración en la solución de los problemas de adaptación del material adquirido del uso privado al uso de servicio policial, en la entrega de los últimos vehículos patrulla que quedan muy bien para que la alcaldesa se haga un book de fotos, pero que nada tiene que ver con la ergonomía del material y la seguridad que necesitan los agentes que van en su interior para el correcto desarrollo de la funciones del trabajo policial.

Dentro del habitáculo, en su parte anterior donde van situados el conductor y el copiloto, el espacio queda muy reducido debido a la gran consola de separación que el vehículo lleva instalada sobre las baterías y entre los asientos. Tanto, que es necesario inclinar o desplazar el cuerpo hacia un lado para poder colocarse correctamente el cinturón de seguridad, y una vez ubicada, la persona queda encastrada y aprisionada con la presión que ejerce el anclaje del cinturón de seguridad junto a la pistola o emisora portátil de radio (ya sea diestro o zurdo, o bien ocupe el asiento de conductor u ocupante) y la consola del vehículo. La constante presión sobre la cadera y la mala posición del cuerpo durante horas y tener que realizar este movimiento de rotación una vez sentados para corregir las malas posturas de manera constante para aliviar las molestias que le produce, puede ocasionar lesiones de cadera, espalda, musculares o de abrasión en la piel por las constantes rozaduras.



Así mismo, el hecho de que el conductor quede totalmente anclado sin movilidad en el asiento produce una limitación de movimientos de los brazos que en la conducción se puede traducir en incapacidad de reacción ante una eventual maniobra de giro o de conducción evasiva, siendo ésta la causa posible de una ulterior accidentalidad.

Este problema se solucionaría cambiando la consola en cuestión, diseñando una de menos anchura que liberaría el espacio central del anclaje del cinturón de seguridad, dotando de una movilidad a los agentes suficiente para evitar las incidencias relacionadas anteriormente. Sabemos que el cambio supone el diseño de las piezas nuevas y superar los test de accidentalidad para que puedan pasar la homologación. Es exactamente lo mismo que se hizo para la homologación de las piezas de plástico que sujetan la pantalla y demás componentes del equipamiento de Emobile en los vehículos patrulla.

No deja de ser una inversión económica en la adaptación de un vehículo fabricado para el uso particular, al que se le realizan las modificaciones necesarias para adaptarlo al uso policial al que se destina y que, en el caso de ser franquiciado, una vez terminado el uso policial, únicamente se deben instalar las piezas originales para su recuperación.

Las scooters eléctricas BMW evolution con un peso total en vacío de 275kg y una altura del asiento de 76 cm, este peso y altura de asiento generan un problema de movilidad del vehículo en las maniobras en parado. Teniendo en cuenta que la altura mínima para acceder a la Guardia Urbana de los hombres es de 1,70m y de las mujeres 1,60m, el peso de la moto sumado a la altura del asiento precisa de una fuerza en las piernas y una pericia determinada para realizar las maniobras con seguridad.

Tenemos constancia que en las unidades en las que están implantadas ha habido varias caídas con la moto BMW por el excesivo peso y la poca maniobrabilidad que tiene. Solicitamos a la jefatura que nos informe de estas incidencias y las lesiones provocadas por este motivo a los agentes. En ocasiones estas circunstancias han causado a algunas personas afectadas situaciones de ansiedad al verse en la necesidad de solicitar al mando la variación del servicio o coger otro tipo de vehículo.

La posible solución al problema de movilidad se daría reduciendo la altura del asiento, dando así un mayor apoyo de pierna y facilitando la fuerza necesaria para su maniobra.

Desde SAPOL instamos a la alcaldesa para que ella misma pruebe mover una de estas motocicletas y piense en las personas que tienen que hacerlo a diario y de forma continuada durante la jornada laboral. En la reciente presentación de los nuevos vehículos la alcaldesa Colau calificó a la Guardia Urbana como una de las Policías mejor equipadas de Europa. ¿En base a qué hace tal aseveración? Si es por los vehículos presentados y su equipamiento, mejor iría si se informase bien antes de publicitar sus mensajes, ya que el equipamiento del Toyota Prius presenta graves problemas de funcionamiento, debido a que las cámaras instaladas, en la primera jornada bajo la lluvia, se han averiado al no soportar el agua y el sistema informático sólo funciona con un formato de fichero que se encuentra desfasado… “El mejor equipamiento…”  Y, no será en materia de seguridad, donde le recordamos que la Guardia Urbana, Policía de una gran capital como la ciudad de Barcelona, somos de las pocas policías de Europa que NO cuentan con la pistola Taser, con el arma larga para controles o como medida preventiva en eventos de asistencia masiva de personas ni con las video cámaras personales que ayudan a clarificar la praxis policial en algunas intervenciones conflictivas.

Por todo lo expuesto desde SAPOL solicitamos a la administración que subsane de forma urgente los problemas de espacio en los vehículos policiales Toyota Prius, así como la modificación de la altura de asiento de las motocicletas eléctricas a fin de evitar lesiones en los ocupantes de los vehículos patrulla y conseguir una conducción más segura en el desarrollo del trabajo policial.


Documento PDF
  • Tags

Comparte esta página