imagen-noticia
SAPOL prensa

El centro de emergencias de Barcelona sigue sin traslado pese a los casos de cáncer

Los cuerpos de seguridad deberán seguir en las actuales instalaciones a pesar del riesgo que conlleva

En el centro de emergencias de Barcelona, un edificio ubicado en el número 28 de la calle de Lleida, trabajan de forma conjunta agentes de los Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana, Bomberos de Barcelona y miembros del equipo del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) desde el año 2005.

Esta Sala Conjunta de Mando recibe los avisos de urgencias de la ciudad, pero los empleados que prestan servicio en esta instalación llevan años esperando un traslado por el riesgo que supone para su salud permanecer allí.

Las condiciones de la instalación se han traducido en diversos casos de cáncer entre los trabajadores, una situación que ya denunció este medio. Tras sumar 16 años en dicho emplazamiento, el acuerdo entre el Ayuntamiento y la Generalitat para el traslado sigue sin llegar.

FALTA DE VOLUNTAD

El portavoz del sindicato de la Guardia Urbana SAPOL, Jordi Rodríguez Lima, confirma que no se han producido movimientos para materializar el traslado, por lo que los empleados continúan expuestos a este riesgo con carácter indefinido.

Rodríguez Lima explica que se hacen "estudios del nivel de ozono dentro de la sala" y que se han realizado algunas modificaciones en el equipamiento para tratar de solventar el problema, pero "nada ha dado resultado". Por ello, continúan las reivindicaciones para marcharse de estas instalaciones ya que el tiempo juega en contra de los trabajadores. "A más tiempo allí, más riesgo de que haya compañeros con enfermedades graves", remarca.

El portavoz recuerda que anteriormente ya se valoró el traslado a otros puntos de la ciudad, entre ellos el Palau d'Esports, una propuesta que rápidamente quedó descartada por la incompatibilidad con la actividad del centro de emergencias. En este sentido, destaca que "se necesita voluntad" para que Ayuntamiento y Generalitat acuerden un emplazamiento y materialicen el traslado, una voluntad que no se da "por ninguna de las dos partes". Mientras tanto, el centro continúa su función pese a su deplorable estado.

CASOS DE CÁNCER

Muchos son los casos de cáncer que se han dado entre los trabajadores que llevan a cabo su jornada en el centro de emergencias barcelonés. Según datos del sindicato, hay conocimiento de 22 enfermos de diversos tipos de cáncer, de los cuales 13 pertenecen al cuerpo de la Guardia Urbana.

Pese a este dato, Rodríguez Lima reconoce la posibilidad de que se haya producido algunos casos nuevos del que no se tiene información porque los propios enfermos no lo han comunicado.

Respecto a posibles planes futuros de traslado de la Sala Conjunta de Mando, fuentes municipales apuntan que no hay novedades al respecto. De hecho, el Ayuntamiento aprobó la pasada semana en comisión de gobierno el convenio de colaboración entre el consistorio barcelonés y el Departament d'Interior para la gestión del funcionamiento de dichas instalaciones. El acuerdo tiene una validez de cuatro años, prorrogable por otros cuatro años más, lo que no hace pensar en que la necesidad de traslado podría retomarse próximamente.


Fuente: Metropoli Abierta

Imagen: Metropoli Abierta
  • Tags

Comparte esta página