;
imagen-noticia
SAPOL prensa

La Fiscalía investiga un pucherazo en las elecciones a la Guardia Urbana de Barcelona

Sapol denuncia que afiliados suyos sin saberlo iban en la candidatura de otro sindicato

El equipo de gobierno de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona tiene otro frente abierto a pocos días de las elecciones municipales. La Fiscalía de Barcelona ha abierto una investigación para determinar si durante el proceso electoral para elegir a los representantes laborales de la Guardia Urbana se pudo cometer un presunto delito de falsedad en documento público en el momento de confeccionar las candidaturas. Y es que una vez presentadas las listas varios sindicatos de trabajadores de este cuerpo policial encontraron que algunos de sus afiliados iban en la candidatura confeccionada por CSIF.

A partir de una denuncia de Sapol, sindicato profesional único y mayoritario en la Guardia Urbana, la Fiscalía ha empezado a investigar si desde CSIF se pudo cometer esta falsedad en el momento de adjuntar estos nombres. La normativa establece que las listas electorales que deben aportar cada sindicato han de ir acompañadas de los datos personales de cada candidato y de su firma. A principios de marzo, cuando se publicaron las candidaturas, Sapol descubrió que en los nombres aportados por CSIF había 27 personas que eran afiliados a su sindicato. Al ponerse en contacto con ellos para recibir las explicaciones pertinentes la mayoría les indicó que desconocían estar en las listas electorales y que sólo habían firmado un escrito avalando la presencia de CSIF en la Mesa General, una situación que sólo han conseguido al obtener representación tras las elecciones, pero que en ningún caso es una candidatura oficial.

Además, la denuncia de Sapol presentada ante la Fiscalía indica que algunos agentes negaron haber firmado o facilitar datos a CSIF por lo que consideran que pudo existir un delito. A priori podían ser cinco casos de guardias cuyas firmas habrían sido falsificadas aunque sólo uno de ellos lo ha reconocido formalmente en la denuncia. Los Mossos d'Esquadra, a partir de una orden del Ministerio Público, están investigando estas posibles ilegalidades que constituían una posible falsedad de documento público cometido por funcionario y de momento han empezado a tomar declaración a afectados y a reclamar documentación sobre el proceso electoral al Ayuntamiento de Barcelona que ya ha entregado.

Y es que Sapol, igual que otros sindicatos como CCOO que también encontraron afiliados suyos en las listas de CSIF, denunciaron ante la Mesa Electoral del Ayuntamiento, formada por tres funcionarios, posibles irregularidades. Aportaron una decena de documentos firmados por los agentes que no sabían que iban en las listas explicando su desconocimiento y pidiendo la retirada de su candidatura. En varias actas, la Mesa Electoral asegura que no es competente para dirimir sobre esta situación y pasa la cuestión a los servicios jurídicos del Ayuntamiento. La decisión es salomónica y acuerda que los afectados, de forma particular, denuncien que no quieren estar en las listas para poder ser excluidos.

Toda esta situación se produjo dentro de los comicios sindicales. Sapol reclamó a la Mesa Electoral que si se encontraban ilegalidades debían ponerse en conocimiento de la Fiscalía por si existiese delito y que mejor hacerlo antes de las elecciones del 11 de abril. A la Mesa Electoral llegaron 17 quejas de agentes que denunciaron estar en las listas de candidatos sin permiso pero se aceptaron 13 ya que el resto se recibió fuera del plazo. Incluso en los días siguientes se presentaron más reclamaciones, ya que la voz corrió entre las diferentes comisarías, pero no cambió la composición final de las candidaturas. Pese a las sospechas, las elecciones no se pararon y Sapol decidió presentar la denuncia ante la Fiscalía 15 días antes de la votación.

Los sindicatos que quieren participar en estos comicios dentro de la Guardia Urbana deben presentar una lista mínima con 43 representantes, cada uno con sus datos y firma, además de determinar el lugar que ocupará en las listas. Habitualmente las candidaturas que aspiran a ser la voz de los agentes ante el Ayuntamiento para reclamar mejoras laborales se sitúan alrededor de las 60 personas pero en la de CSIF había más de 150. Quitando los aspirantes cuestionados por otros sindicatos todavía tenían margen para cerrar una candidatura y conseguir representación, como así ocurrió tras las votaciones.

Sin embargo, las presuntas irregularidades detectadas por otras candidaturas han incrementado las sospechas de que presuntamente se cometieron ilegalidades durante el proceso electoral y que la Mesa del Consistorio que debía velar por su buen funcionamiento no tomó decisiones para acabar con las dudas de 'pucherazo'. Ahora la investigación de la Fiscalía determinará si existió o no delito en la confección de las listas. Mientras Sapol estudia impugnar unas elecciones que amenazan con afectar a la reputación de la Guardia Urbana.

El pasado abril, CCOO volvió a ganar las elecciones sindicales en el Ayuntamiento de Barcelona, seguido por UGT, CGT y la intersindical CSC, mientras que CSIF, el más representativo en la administración pública, entró por primera vez en como representantes de los trabajadores en la Mesa General siendo la quinta fuerza en el Consistorio. En concreto, CSIF considera que consiguió este resultado por "lucha firme por los derechos de los trabajadores" y "la acérrima defensa de la Guardia Urbana de Barcelona, perseguida durante los últimos años por la alcaldesa, Ada Colau", a la que acusa de dejar en pésimas condiciones la seguridad pública de la ciudad. De hecho, han protagonizado algunas protestas durante la celebración de los plenos municipales. Por su parte, Sapol no consiguió el 10% de los votos para poder estar en las mesas de negociación, lo que significa que "ningún sindicato profesional va a defender los derechos de la Guardia Urbana".


Fuente: El Mundo (Germán González)

Imagen de representantes del sindicato CSIF durante una protesta celebrada en el último pleno municipal contra Ada Colau EL MUNDO - CSIF 
  • Tags

Comparte esta página